lunes, 4 de abril de 2016

sin título

Aprendí pronto
a no levantar la mano cuando
sabía la respuesta.

No pesaba tanto
la satisfacción del profesor
como la soledad
del recreo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada